Ritual de despedida, Karina Bayer


Aquí compartimos la estructura resumida del ritual que celebramos para Anna Karina en en el cerro del Majui, Cota, Cundinamarca, donde nos reunimos varias personas pertenceientes al Kairós Educativo, así como amigos cercanos a nuestra familia.

Lo que más resaltamos de esta ritualiadad es la conexión con nuestro entorno, con los puntos cardinales y con los elementos naturales básicos, recogidos en varias espiritualidades, especialmente, para esta ocasión, las mexicas.

Qué necesitamos:

Velas: roja, morada, blanca, amarilla, azul y verde.

Flores: de los mismos colores que las velas

Tulitas para las piedras

Dulces

Copias del ritual

Agua para el camino

 

  1. Encuentro, saludos y abrazos de bienvenida. Pensamos que así recibimos a Karina, con abrazos, con curiosidad, con preguntas sobre nosotros y nosotras y comenzamos un camino, que tuvo de todo, pero sobre todo, posibilidades de mirar cada vez con más claridad y con más elementos, el panorama de lo que somos y lograríamos ser como comunidad gracias a la presencia y el trabajo de ella con nosotros y nosotras.

Vamos a iniciar la caminada a manera de símbolo del tránsito de Karina entre nosotros; observando, escuchando y oliendo. Haremos pausas orientadas por nuestro guía y anfitrión. Hay una cosa que haremos todos y todas al tiempo de cada quien: recoger piedras en el camino, de diverso tamaño y color. No recoger por recoger, sólo las que nos hablen, las que nos llamen poderosamente la atención. Para eso tenemos las bolsitas que preparamos hoy, para ir guardando ahí nuestras piedras.

  1. Iniciar la caminata, agradeciendo a los cuatro puntos cardinales, con un gesto de apertura (brazos abiertos, respiración pausada) y solicitando permiso a la montaña para caminarla.

CAMINATA.

  1. Pausas orientadas. Se cuentan anécdotas que vayan dibujando la experiencia de Karina en Colombia.
  2. Llegamos al punto final de la caminata, en la cima o en el lugar determinado por el guía. Organizamos entre todos y todas una mandala en espiral, con las piedras recogidas en el camino, y donde todos vamos a caber. Adornamos con flores, con hojas, con velas, con frutas.
  3. Ritual a los cuatro puntos cardinales:

Nos colocamos en alguna parte del espiral, y nos ponemos en actitud orante. 4 personas guiarán el ritual.

Sandra Rojas: Todos giramos hacia el Este, lugar de salida del sol, del origen de la Vida (Vela Roja). Se enciende la vela roja, o se levantan flores rojas y se dice:

Del Oriente viene el amanecer, el día, la esperanza, la fuerza …. fuimos hechos sol, luz, calor, sabia y crecimiento.

Sol de nuestras vidas, energía original, haz brotar de nosotros el anhelo incontenible de comulgar con la vida que se entrega y no acaba, danos el coraje de defenderla en donde quiera que se vea amenazada. Dale a Karina y a su familia la fortaleza para continuar, desde sus nuevos caminos, con su misión de amor, justicia y equidad para todas las personas (hacemos una reverencia).

 

Fernando Torres: Todos giramos hacia el oeste, como signo de reconciliación con la historia humana y con el cosmos (Vela morada). Se enciende la vela morada y nos volvemos todos hacia donde cae el sol, elevamos la vela o flores moradas mientras y se dice: El poniente nos recuerda el ocaso del sol, la llegada de la noche, el silencio, la intimidad, el descanso, el sueño. Se acaba la jornada, se termina una época, se entra en la noche. Es el momento de pensar, de evaluar, de reflexionar sobre nuestras acciones.

 

Fuente de la vida, autor siempre joven de los siglos, te damos gracias por el tiempo que nos regalas para vivir, que nos permites trabajar y descansar, gastar y renovar nuestras fuerzas. Gracias por la fuerza de Karina, su creatividad y disposición, que dio ejemplo de dar siempre lo que gratuitamente hemos recibido en dones.

Espíritu, danos la oportunidad de reparar el mal que hemos causado para recrear nuestra vida, restaurar nuestra energía y volver a ser amigos tuyos, creadores contigo. (hacemos una reverencia)

 

Edgar Iván: Todos giramos hacia el Norte, pidiendo perdón para aquellos que buscan terminar con la vida. Ahora encendemos la vela blanca y se eleva, o se elevan flores blancas, y se dice: Las corrientes frías del Norte nos enseñan a resguardarnos, a buscar mantener la vida a costa de las adversidades. Aunque del norte vinieron las corrientes opresoras que nos esclavizaron, hemos resistido la injusticia, y hemos creado los puentes para restaurar juntos la creación que ha sido herida. Nosotros seguiremos comprometidos con la vida, la libertad y la dignidad de nuestros pueblos, sean del norte, sean del sur. (hacemos una reverencia)

 

Karina Bayer: Todos giramos hacia el Sur, que ofrece hoy un futuro de solidaridad y justicia (vela amarilla). Encendemos la vela amarilla, o levantamos velas amarillas y se dice: El sur lugar de la abundancia, de grandes selvas y montañas, signo de abundancia y prosperidad, el viento del sur nos trae la fragancia de la esperanza para los pobres, la fuerza de los que sufren, la unión de los pequeños, la utopía de los rebeldes, el sueño de los poetas el anuncio de los profetas.

 

Utopía de todos los pueblos. Solidaridad universal. Tu que sacudes a los cobardes, despiertas a los resignados y sublevas a los pobres. Ayúdanos a crear contigo un mundo sin dueños, ni señores, ni siervos ni oprimidos. Un mundo de libertad y de dignidad, de mujeres nuevas y de hombres nuevos, ayúdanos a sembrar la semilla de un futuro justo y digno para todos. (hacemos una reverencia)

 

  1. Norma Moreno. Todos giramos hacia el Centro, símbolo de la Fidelidad a la unidad y a la fraternidad universal, (velas verde y azul). Encendemos las velas y se dice: En el centro cósmico está la vida, la vida del hombre y de la mujer, de los antepasados y de los seres vivientes actuales, el verde representa la abundancia de las cosechas, y la azul representa el cosmos la plenitud de la vida. La mirada hacia adentro nos devuelve la conciencia hacia nosotros mismos, y la mirada hacia los hermanos nos enciende en amor y solidaridad, ahora sabemos que no estamos solos, somos muchos y vamos caminando juntos.

 

Comunidad total. Tu que eres el antes y el después, el más allá y el más acá de la muerte, estréchanos en la fraternidad universal hasta que nos sintamos en la misma barca con todos los seres, en la misma aventura, en la misma casa, la gran familia el mundo nuevo.

 

 

  1. Saludo de paz

Recogemos una piedrita del espiral y la ofrecemos a una de las personas que estamos aquí. Se intercambia como signo de paz, de basamento para lo nuevo; un símbolo de lo que permanece, pero que también se transforma; un símbolo de resistencia y de historia.

 

  1. Bienvenida a Paolo

 

Los niños y niñas presentes se acercan a Paolo y le ofrecen dulces y flores.

 

La mujer mayor del grupo dice: Bienvenido a esta comunidad de la que has sido parte desde antes de nacer; a la que ahora alimentas con tu sonrisa y con tu fuerza. Eres reflejo del amor y de los hombres y mujeres nuevas que nos esforzamos por ser.

 

Todos y todas tocamos las manos, los pies o la cabeza de Paolo y le bendecimos. Para finalizar nos abrazamos todos y todas dentro de la espiral.

 

Fotografías https://flic.kr/s/aHsm7n7xqx


Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *