MARIO PERESSON TONELLI. Educador y teólogo de la liberación


 

MARIO PERESSON TONELLI

Educador y teólogo de la liberación

 

Con el Concilio y con los estudiantes

Mario Peresson comenzó a hacer estudios de teología en Turín (Italia) en 1962, el mismo año de apertura del Concilio Vaticano II, y los terminó en la Universidad Pontificia Salesiana de Roma en 1965 al tiempo que se clausuraba el Concilio, evento que presenció en la Plaza de San Pedro. Vivió la contradicción de estudiar en el aula teología escolástica mientras fuera de ella se agitaba otros enfoques renovadores. Estudiaba eclesiología de la sociedad perfecta cimentada en el primado del romano pontífice cuando simultáneamente ésta era demolida en los debates conciliares emergiendo la eclesiología del pueblo de Dios. Dos paradigmas diferentes. Por supuesto que Mario, como la mayoría de sus contemporáneos, no estaba preparado para vivir tamaña revolución eclesial. Nadie se imaginó que después del poderoso Pio XII llegara el Papa Bueno Juan XXIII a dar inicio un concilio no para condenar al mundo sino para comprenderlo y entrar en diálogo con él y sus necesidades, un concilio de apertura, de sensibilidad con los grandes anhelos e inquietudes humanas, particularmente de los más pobres. Tuvo el coraje de abrirse él también –joven estudiante salesiano- al Espíritu que sopló para renovar a la Iglesia mientras otros optaban por cerrarse, polemizar y construir un muro que defendiera a la iglesia de cristiandad. Es la profunda contradicción que se vivió durante y después del Concilio y que se sigue viviendo hasta el día de hoy.

De Roma va a la Universidad Católica de París a doctorarse en teología. Es impactado por el curso de catequesis de los primeros siglos impartido por el cardenal jesuita Jean Daniélou, decano de la Facultad de Teología, uno de los impulsores en Francia de la “Nouvelle Téologie” en los años 40 y asesor del Concilio Vaticano II. Mario le solicita que dirija su tesis doctoral y que le sugiera un tema. No podría ser otro que “La iniciación cristiana en cambio de época. El caso de San Ambrosio de Milán”. Se llega a un tema de estudio a partir de la crisis de cambio de época que se está viviendo y cómo tal situación amerita un cambio de paradigma catequético. Exactamente lo que vivió San Ambrosio en su tiempo y lo que la sociedad francesa va a vivir de manera especial con el levantamiento estudiantil de mayo de 1968 en París. Explotó el represamiento de la inconformidad. Las plazas se llenaron de debates y discusiones contestatarias. Las barricadas cerraron las calles pero abrieron los caminos. Una revolución cultural emergió con poder y con imaginación. La sociedad estaba rompiendo esquemas opresores y dando vía a aquellos portadores de libertad y rebeldía. Mario escuchaba a Sartre en la plaza y plasmaba su espíritu en la tesis. La crisis de cambio de época requiere cambios en la formación de la fe. Eso lo plasmó San Ambrosio en su “Iniciación cristiana” y lo va a plasmar el Documento de Medellín, unos meses después del mayo del 68, bajo el nombre de “catequesis liberadora”.

 

Con la catequesis y con la pastoral juvenil

 

Cargando en su corazón la revolución eclesial del Concilio Vaticano II y la revolución estudiantil de mayo del 68, Mario regresa a Colombia en 1969. Acababa de realizarse la II Asamblea General del Episcopado Latinoamericano en Medellín junto con el documento de sus conclusiones. Ahí se plasma el espíritu renovador del Concilio junto con la nueva conciencia de identidad latinoamericana que emergía y las ideas pedagógicas de Paulo Freire. Teniendo como punto de partida los documentos sobre educación y sobre catequesis y con la complicidad de su hermano de comunidad, Jaime García, van a dar comienzo al proyecto de catequesis juvenil “Denuncia-Encuentro”. Como rector del Colegio Salesiano León XIII a partir de 1970 convocará a los demás colegios salesianos e invitará a los Hermanos Maristas y a las Hermanas de La Paz a sumarse a la propuesta. Vendrán los encuentros de jóvenes, el periódico Denuncia, la revista Encuentro, la creación de un movimiento estudiantil que requerirá acompañamiento, asesoría y formación.

Con los jesuitas fundó el Instituto Latinoamericano de Pastoral Juvenil IPLAJ que funcionó en el colegio León XIII, con el fin de formar a los agentes de la pastoral juvenil en la línea de la teología de la liberación y la sociología de la dependencia capaces de responder idóneamente a las necesidades que el proyecto y el movimiento iban planteando. En 1976 cayó sobre el proyecto y sobre el Instituto la represión eclesiástica dirigida desde la Arquidiócesis de Bogotá por el Cardenal Aníbal Muñoz Duque, desde el CELAM por su secretario el obispo auxiliar de Bogotá, Alfonso López Trujillo y desde el CEDIAL por su fundador el jesuita belga Roger Vekemans recién instalado en Bogotá.

 

Con Dimensión Educativa

 

Cerrados los espacios en el ámbito eclesial, había que crear nuevas posibilidades fuera del alcance de los obispos. Con un grupo de educadores laicos –Lola Cendales, Germán Mariño, Ovidio López- se va dando vida a Dimensión Educativa como lugar alternativo que podría dinamizar la corriente pedagógica freiriana y el enfoque teológico-catequético liberador de la Iglesia Latinoamericana. Desde aquí Mario comenzará a elaborar sus primeros textos teológicos articulados a la praxis de la educación popular y a ser publicados en Dimensión Educativa de una manera anónima o bajo un seudónimo como es el caso de “Sólo los cristianos militantes pueden ser teólogos de la liberación” de 1977, ensayo sobre el sujeto de la teología de la liberación, recogiendo las recientes experiencias de Camilo Torres, el grupo de cristianismo revolucionario “Golconda” y los recién creados movimientos de Cristianos por el Socialismo CPS y Sacerdotes para América Latina SAL.

Con los primeros materiales producidos en Dimensión Educativa empacados en una maleta de mano, Mario recorrerá el país visitando los diversos núcleos de CPS y SAL así como los grupos juveniles nacidos en el proyecto Denuncia-Encuentro y que se habían constituido como movimiento. En las visitas se hacían talleres de teología de la liberación y educación liberadora, además difundía los libros de la recién creada Dimensión Educativa. Estos recorridos animará la articulación de los diversos procesos que dará como resultado la creación en 1979 de una coordinación nacional de iglesia que renace del pueblo que se encargará de convocar anualmente encuentros nacionales de teología de la liberación, publicar la revista “Solidaridad. Aportes cristianos para la liberación” que fusionaba el boletín del mismo nombre del movimiento SAL, el boletín “Debate cristiano” de CPS y el boletín “Perspectiva” de los grupos juveniles cristianos por la liberación; dinamizar el quehacer teológico de base con el apoyo de un equipo teológico permanente con la tarea de sistematizar, profundizar y dar organicidad a la reflexión de la base; difundir materiales de apoyo educativo para el fortalecimiento de la acción de los grupos; programar cursos de formación en función del proyecto eclesial popular naciente; hacer pronunciamientos, denuncias y efectuar acciones de solidaridad a nivel nacional e internacional. Mario será por mucho tiempo, quizá el asesor, acompañante y formador más activo y comprometido al servicio de esta articulación y uno de los colaboradores más asiduos de la revista Solidaridad.

 

Con el proyecto de Teología Popular

 

El proyecto de teología popular surge en Dimensión Educativa bajo la orientación y coordinación de Mario en 1983, una vez que constata la participación cada vez más significativa de cristianos en los procesos revolucionarios en el continente, sobre todo en la revolución popular sandinista de Nicaragua triunfante en 1979, con la cual Mario y Dimensión Educativa, establecerá un profundo vínculo durante diez años que duró la experiencia, particularmente en los campos de la alfabetización y la educación de adultos. Ve necesario fortalecer y dinamizar una teología que vaya acompañando y animando esos procesos. Constituye un equipo de laicas y laicos jóvenes comprometidos con las comunidades eclesiales de base y con la educación popular. De él harán parte, en diferentes momentos: Irene Bonilla, María Helena Céspedes, Aleyda Gómez, Pepe Aguirre, Francisco Reyes, José Naranjo, Carlos Mario Vásquez y Fernando Torres.

Para diseñar la primera propuesta, que posteriormente será presentada a la coordinación nacional de CEBs, se tendrán en cuenta cuatro experiencias latinoamericanas a modo de referencias inspiradoras, todas ellas relacionadas personalmente con Mario, a saber:

  • Centro de Teología Popular CPT de Bolivia y su revista “Fe y Pueblo” (1983).

 

  • Centro Antonio Valdivieso CAV de Nicaragua con sus talleres populares de teología y la revista “Amanecer” (1981).

 

  • Programa de Reflexión Teológica PRETELA del Equipo de Teólogos-Educadores de América Latina cuyo primer módulo se publica en 1981.

 

  • Vertiente Testimonial de la Teología VTT de la Comisión Evangélica Latinoamericana de Educación Cristiana CELADEC (1982).

Cada una de las anteriores experiencias dio un aporte significativo al proyecto. Del CTP la inter-relación de niveles de producción y de relación metodológica entre los sujetos: las comunidades (grupos de base), agentes medios y grupo sistematizador (“intelectuales orgánicos). Del CAV el impacto de una teología producida desde el proceso revolucionario sandinista en donde es evidente la articulación entre quehacer teológico y compromiso político, entre epistemología teológica y educación popular, así como la dimensión ecuménica de la experiencia. Del PRETELA el énfasis de la relación entre teología y educación religiosa escolar, la consideración de las y los educadores como sujetos de la elaboración teológica a partir de sus prácticas educativas, la necesidad de consolidar procesos de formación a largo plazo y la socialización de los medios de producción teológica. De la VTT la originalidad de las “vertientes” de la teología como expresiones, lenguajes, racionalidades, métodos propios de las comunidades populares sobretodo la narración de experiencias y el testimonio de vida como fuentes principales del quehacer teológico popular, la técnica de la entrevista-conversación y su posterior análisis colectivo.

Con todo este acervo a favor y con una permanente discusión de grupo, Mario se propone ayudar a definir el marco teórico del proyecto y elabora una reflexión fundamental para profundizar en el carácter popular de la teología de la liberación, el que es definido por el lugar social y teológico en donde se produce; por la práctica y el proyecto histórico dentro de los cuales se inserta y arraiga, y por el sujeto que la elabora. Tal planteamiento es ampliamente desarrollado en su texto “La teología de la liberación: una teología popular” publicado en el primer número de la revista “Práctica” (1985).

El sujeto de la teología popular hace referencia a la irrupción de los pobres en la iglesia, a la opción preferencial de la iglesia por los pobres y a las CEBS como nueva conciencia y práctica eclesial de los pobres. Tales cambios trae como consecuencia la re-apropiación social del evangelio y de la reflexión teológica por parte de las comunidades cristianas, con lo cual la teología deja de ser un quehacer propio y exclusivo de varones adultos doctores y clérigos para convertirse en una tarea del pueblo de Dios. Surge de esta manera un sujeto popular colectivo, siendo las CEBs el lugar propio de su gestión y desarrollo. De destinatarios y consumidores de catecismos y de sermones, las comunidades se transforman en lugar y sujeto de la catequesis y la reflexión teológica. La misma revista “Práctica” como órgano de expresión y comunicación del proyecto define su identidad en función de las comunidades. Tanto es así que tomó como subtítulo “Teología de las comunidades cristianas”. Se propuso como objetivo ayudar a caracterizar la teología popular y su método, impulsarla en las comunidades, acompañar y animar los esfuerzos de producción teológica de las comunidades y compartirla a un nivel amplio, inclusive en la misma academia teológica.

La propuesta es presentada a la coordinación nacional de CEBs y asumida a lo largo de 1984 bajo el nombre de talleres “Hagamos teología” en diversos lugares del país destinados animadores de comunidades y asambleas familiares, delegados de la palabra y cooperadores laicos. La sistematización de lo producido ahí es publicada en el primer número de la revista “Práctica” (1985). Los talleres ofrecían herramientas para que las comunidades, apropiándoselas, pudieran:

  • Reflexionar su propia experiencia cristiana reconstruyendo su historia y clarificando su identidad, es la vertiente TESTIMONIAL de la teología.

 

  • Hacer una reflexión crítica a la luz del evangelio, desde y sobre la realidad que vive, para profundizar y cualificar su compromiso en la transformación de la misma, es la vertiente HISTORICA Y NARRATIVA de la teología.

 

  • Reapropiarse del evangelio y hacer una lectura militante de la palabra de Dios, es la LECTURA POPULAR DE LA BIBLIA.

 

  • Vivir la liturgia como el momento en que su vivencia y reflexión se hace celebración, es la vertiente LITÚRGICA-POÉTICA de la teología.

 

Este fue el comienzo. Luego vino el desarrollo de las vertientes histórico-narrativa y testimonial entre 1985 y 1987 con un grupo de CEBs de mayor antigüedad y arraigo como movimiento de iglesia de los pobres en el país. Se hizo reconstrucción colectiva de la historia de cada uno de los procesos, se caracterizó la nueva manera de ser iglesia y se preguntó por la nueva “imagen” de Jesús que aparecía en ellas. Con todo ello se publicó en 1988 un libro “Hemos vivido y damos testimonio. Teología popular y Comunidades Eclesiales de Base en Colombia”, un almanaque y unas cartillas “Caminando juntos construimos iglesia”. Pudiéramos decir que es la primera sistematización y difusión de la teología de las CEBs, específicamente de su eclesiología y de su cristología.

En el año de 1988 se realizó en Colombia el encuentro ecuménico nacional de cristianos por la vida, para el cual, el proyecto realiza los talleres de vertiente artística de la teología popular (música, teatro, pintura, poesía), por considerársele la más caudalosa entre las expresiones de fe de las comunidades y la que más podía alentar y animar en tiempo de persecución y martirio. Para este taller Mario elabora la reflexión “La teología se hace arte” que será publicada en la revista Práctica N° 9 (1989) junto con la producción de los talleres. Unos años después, 1992, Dimensión Educativa editará el casete “Al encuentro de la vida”, con canciones arregladas del taller de 1988, algunas de las cuales aún se cantan en algunas comunidades.

En 1989 Mario es invitado a São Paulo (Brasil) por el comité responsable por la edición de la colección “Teología y Liberación” en la que participaba con un volumen sobre educación popular. Allí surge la propuesta de elaborar de manera conjunta un documento “Kairós Latinoamericano” para el año de 1992 antecedido por la elaboración de documentos Kairós en cada uno de los países participantes. El equipo de teología popular asumió el reto. Durante 1990 estudió y analizó la teología del Kairós expresada en el Documento Kairós Sudafricano (1985), el Documento Kairós Centroamericano (1987) y el Documento Kairós Internacional (1988), profundizó en la tradición bíblica y en la tradición cristiana de la teología kairótica, elaboró síntesis conceptuales, definió objetivos, primeros diseños metodológicos, ampliación del acervo bibliográfico, la creación de redes de articulación y comunicación, etc.

Una vez creadas las condiciones investigativas, administrativas y financieras se hizo la convocatoria a las CEBs y otras expresiones eclesiales, se realizó el taller para la construcción colectiva de la estructura metodológica, la que se implementó en la elaboración de los documentos kairós locales a partir de las experiencias, los contextos, los sentimientos y saberes de las personas, las familias y las comunidades. Del sencillo intercambio de experiencias se avanza a un nivel de mayor problematización mediante el análisis y la síntesis. El punto de vista de las comunidades es asumido, cualificado y consolidado en la redacción de los diversos textos locales.

Las comunidades se encuentran para intercambiar y poner en común los nuevos saberes teológicos construidos a partir de los documentos locales. El diálogo se amplía y profundiza. Surgen preguntas que confrontan las experiencias y las conceptualizaciones. Se teje una maya de saberes e indignaciones proféticas que fortalecen la caminada de la fe en contextos adversos de violencia, empobrecimiento y martirio. El Documento Kairos Colombiano “En el camino de Emaús” finalmente es redactado y comienza a circular. La redacción del texto es fruto de un proceso de diálogo, discusión y negociación. La minga teológica y pedagógica construye no solo un nuevo discurso teológico, sino también un sentido de esperanza que fortalece la caminada de fe de las comunidades y su testimonio.

El documento es “traducido” a coplas, a tarjetas coloridas, a murales y a poesías ampliando sus posibilidades comunicativas. Es proclamado y celebrado en las comunidades artífices, las mismas que dan vida y nutren la red y al boletín “Kairós Colombia”. Para acompañar todo el proceso Mario elabora un texto para su fundamentación e implementación, “Teología del Kairos”, el que es publicado junto con los demás materiales producidos -convocatoria, diseño metodológico, producción de talleres, conclusiones- en la revista Práctica N° 12 de 1993.

 

Con diversidad de escenarios teológicos

 

Otros escenarios teológicos emergen respondiendo a los desafíos de fin y de comienzo de siglo. Ahí Mario desarrolla su creatividad teológica y pedagógica de una manera intensa y vital, desde diferentes lugares, ya los comunitarios, ya los académicos, ya los salesianos:

  • Funda y coordina el Servicio Catequístico Salesiano a partir de 1989 para la investigación de la realidad juvenil escolar, la elaboración y publicación de materiales para la catequesis juvenil, la animación y promoción de la reflexión catequística a través de la revista “Luz del mundo” y del centro de documentación sobre catequesis, la creación y animación de la Misión Juvenil de la Fraternidad. Aquí publica su “Itinerarios de educación en la fe” (1992) y “Ven y sígueme. Confirmemos nuestra fe. Itinerario catequístico de preparación para el sacramento de la confirmación” (2002) y da inicio a los “Documentos catequísticos” a partir del 2009.

 

  • Participa en la creación y animación de la Asociación de Teólogos Kainonía (1990) cuyo núcleo lo constituyen los profesores y las profesoras de la Facultad de Teología de la Universidad Javeriana en donde Mario imparte sus cursos de Patrología, Mariología y Teología de la Acción. La Asociación impulsará, como una de sus principales tareas, la reconstrucción de la memoria de la teología de la liberación en Colombia a lo que aporta con su investigación “La educación para la liberación en Colombia. Balance y perspectivas 1969-1990” (Documentos Kainonía N° 1, 1991).

 

 

  • Con la Comisión Evangélica Latinoamericana de Educación Cristiana CELADEC, Mario tiene una vinculación larga y profunda desde los años 70. Ahí vive de una manera especial su vocación ecuménica. Participará en encuentros, asambleas, proyectos, publicaciones, redes, talleres, etc. En los años 90 ayuda a crear el curso latinoamericano de formación de educadoras y educadores junto con Danilo Streck (luterano de Brasil) y Mathías Preiswerk (metodista suizo-boliviano), con quienes realizará diversas versiones y publicaciones. Aquí publica “Desafíos y tendencias del quehacer teológico latinoamericano” (Cuadernos de Estudio N° 32, 1996), “Culturas populares y educación cristiana” (Cuadernos de Estudio N° 33, 1997)

 

  • Con la Confederación Interamericana de Educación Católica CIEC y con la Confederación Colombiana de Colegios Católicos CONACED, Mario va a reflexionar sobre la identidad y desafíos de la educación católica, la pastoral educativa, la educación religiosa escolar ERE, la pedagogía de Jesús, la evangelización a través del currículo. Desarrollará ampliamente el campo de la teología de la educación a través de sus publicaciones, conferencias y cursos. La revista “La Educación Hoy” contará con sus colaboraciones asiduamente. Desde esta dinámica reflexiva va surgiendo textos de profundización que van a tener una recepción significativa, como “La misión profética de la educación católica en los umbrales del tercer milenio” (1998), “Educar para la solidaridad planetaria. Enfoque teológico pastoral” (1999), “La pedagogía de Jesús. Maestro carismático popular” (2004), “Evangelizar educado desde las áreas del curriculum” (2005), “A la escucha del maestro: ensayo de pedagogía cristiana” (2012), “Educar para la solidaridad y el compartir” (2012).

 

  • Desde niño Mario abrazó su vocación salesiana. Su casa de familia migrante italiana estaba al frente del colegio salesiano de Mosquera (Cundinamarca). Pronto ingresa a sus aulas donde aprendió a amar a María Auxiliadora y a Don Bosco. Amor que crecerá con los años y que alimentará y sostendrá su pasión por la educación popular, por la pastoral juvenil, por la catequesis, por la lectura pedagógica de la Biblia, por el arte. Desde el horizonte de la educación popular y desde sus diferentes compromisos con su comunidad salesiana, va a desarrollar ampliamente el campo de la salesianidad desde la pedagogía, la teología, la espiritualidad y la pastoral, lo que lo llevó a aportar no solo a las provincias salesianas en Colombia sino también a las de América Latina y a los espacios de la congregación a nivel mundial. La Familia Salesiana se ve enriquecida por las relecturas y actualizaciones que Mario hace del legado de Don Bosco, a través de sus obras: “Don Bosco y el trabajo” (1999), “Seguir a Jesucristo tras las huellas de Don Bosco. Aproximación a la espiritualidad salesiana” (2006), “Educar con el corazón de don Bosco. El Proyecto Educativo-Pastoral Salesiano inspirado en el Sistema Preventivo de Don Bosco” (2010), “Pedagogía de Don Bosco” (2013), “Devoción a María Auxiliadora la virgen de Don Bosco” (2014), “La pedagogía de San Juan Bosco. Bicentenario de su nacimiento 1815-2015” (2015).

 

La teología de Mario Peresson no se entiende sin su profundo enraizamiento en el campo educativo juvenil desde donde emana permanente creatividad pedagógica-pastoral y esperanza profética. Es lo que lo lleva a considerar –en conversación con el autor de este texto (https://www.youtube.com/watch?v=nc2s_XbLI2U&t=116s)- como tareas teológicas-pedagógicas urgentes en nuestro tiempo:

  • Globalizar la solidaridad y la esperanza de otro mundo posible frente a un contexto de globalización excluyente y asimétrica.

 

  • Ante el empobrecimiento cada vez más extensivo en el mundo, hacer más válida la opción por los empobrecidos como sujeto histórico que debe orientar todos los campos de la pastoral y de la teología.

 

  • Asumir el campo de la ecología hacia la formación de una nueva conciencia, práctica y espiritualidad ecológica.

 

  • Ante una sociedad patriarcal androcéntrica trabajar el género, el fortalecimiento de las mujeres y su espiritualidad.

 

  • Vivir y actuar en un mundo pluricultural y pluri-religioso a fin de saber responder conjuntamente a los grandes problemas de la humanidad construyendo unidad en la diversidad.

 

  • En estos procesos de cambio es fundamental la educación para la solidaridad desde una nueva comprensión del mundo que estamos viviendo.

 

  • Construir favorabilidad para todo lo anterior en el tiempo libre, en la vida familiar, en los grupos informales, en los medios de comunicación, incidiendo para otro mundo posible, como espacios de mayor criticidad y dialogicidad en escenarios y metodologías participativas y críticas.

 

Lo que emergió en Roma en 1962 y se reafirmó en París en 1968 es sostenido a lo largo de toda su producción teológica como un esfuerzo permanente de discernir las crisis y los cambios como oportunidades para re-crear la fe cristiana y sus respuestas. No es una casualidad que al comienzo de este itinerario se encuentre una tesis doctoral sobre iniciación cristiana en tiempo de crisis según el pensamiento de San Ambrosio de Milán y que hoy, ésta tesis esté próxima a ser publicada después de un riguroso trabajo de actualización, Lo que confirma el talante del trabajo teológico de Mario como un esfuerzo permanente por escudriñar los signos de los tiempos, interpelado y movido por el reclamo de Jesús (Lc 12,56).

Fernando Torres Millán

Teólogo y educador laico, co-fundador y coordinador de Kairos Educativo- KairEd-.

 

 

Publicaciones de Mario Peresson:

La iniciación cristiana en el pensamiento de San Ambrosio de Milán. Tesis doctoral (1969)

Lucharemos. Método de alfabetización liberadora (1978 en colaboración con Germán Mariño y Vladimir Zabala)

Sólo los cristianos militantes pueden ser teólogos de la liberación. Ensayo acerca del sujeto de la teología de la liberación (1977)

Educación popular y alfabetización en América Latina (1983 en colaboración con Germán Mariño y Lola Cendales)

La teología de la liberación, una teología popular (Revista Práctica N° 1, 1985)

Teología testimonial (Revista Práctica N° 5, 1986)

Audiovisual “Camilo” (1986)

Audiovisual “Los pobres te enseñaron a vivir el evangelio” (1987)

Vencimos. Cruzada Nacional de Alfabetización (1988 en colaboración)

Hemos vivido y damos testimonio. Teología popular – Comunidades Eclesiales de Base de Colombia (1988 en colaboración con Francisco Reyes y Fernando Torres)

Análisis de estructura, análisis de coyuntura. Metodología (1989)

La teología se hace arte. Vertiente artística de la teología popular (Revista Práctica N° 9, 1989)

Los otros también cuentan. Elementos para la recuperación colectiva de la historia (1990 en colaboración con Alfonso Torres y Lola Cendales)

Mi palabra está cerca de ti. Iniciación bíblica para las comunidades eclesiales de base (1991 en colaboración con Fernando Torres)

La educación para la liberación en Colombia. Balance y perspectivas 1969-1990 (Documentos Kainonía N° 1, 1991)

Juventud 1990. Realidad socio-religiosa de la juventud colombiana (1991 en colaboración con Pedro Espitia, Jaime García, Dora Paipa, Félix Tamayo)

Itinerarios de educación en la fe (1992)

Educar en una nueva época (Educación Hoy, abril-junio 1991)

Teología del Kairos (Revista Práctica N° 12, 1993)

El Santuario Nacional de Nuestra Señora del Carmen. Monumento de fe y devoción del pueblo colombiano a la Virgen del Carmen (1993)

Educar desde las culturas populares (1994)

La interpretación de la Biblia en la vida de la Iglesia (La Palabra Hoy 77-78, 1995)

Desafíos y tendencias del quehacer teológico latinoamericano” (Cuadernos de Estudio N° 32, 1996)

Culturas populares y educación cristiana” (Cuadernos de Estudio N° 33, 1997)

La misión profética de la educación católica en los umbrales del tercer milenio (1998)

La pedagogía de Dios: una educación para la libertad (Revista Práctica N°19, 1999)

Educar para la solidaridad planetaria. Enfoque teológico pastoral (1999)

Don Bosco y el trabajo (1999)

Metodología de la lectura popular de la Biblia (2005 en colaboración con Consuelo Arnáiz, Aníbal Cañaveral, María Helena Céspedes, Carmiña Navia, Fernando Torres)

Ven y sígueme. Confirmemos nuestra fe. Itinerario catequístico de preparación para el sacramento de la confirmación (2002)

La pedagogía de Jesús. Maestro carismático popular (2004)

Escrutar los signos de los tiempos y de los lugares, una teología de la historia y de la geografía (2004)

Evangelizar educado desde las áreas del curriculum  (2005)

Seguir a Jesucristo tras las huellas de Don Bosco. Aproximación a la espiritualidad salesiana (2006)

Ven Espíritu de amor y de vida (2007)

Proyecto educativo pastoral salesiano (2008)

La iniciación cristiana en la ciudad desde la pedagogía de Jesús. Cómo acceder a la fe en la ciudad (2008)

 

Experiencias educativas pastorales (2009 . compilador)

La misión educativa de la Vida Religiosa en América Latina y el Caribe a la luz de la pedagogía de Jesús (2009)

Educar con el corazón de don Bosco (2010)

Don Bosco nuestro amigo (2010 en colaboración con Juan Manuel Cicuendez y Antonio Pereira)

Jesucristo evangelio de Dios para la humanidad (2010 en colaboración con Pedro Barrado)

A la escucha del maestro: ensayo de pedagogía cristiana (2012)

Educar para la solidaridad y el compartir. Hacia una pedagogía samaritana (2012)

Pedagogía de Don Bosco (2013)

Devoción a María Auxiliadora la virgen de Don Bosco (2014)

Una mirada a la realidad juvenil de Bogotá Cundinamarca desde la pastoral educativa (2014)

Figura de Don Bosco en Colombia (2015, en colaboración con Jorge Iván Pérez, Vilma Parra, Gladys Díaz, Mónica Jiménez)

La iniciación cristiana en la pastoral de San Ambrosio de Milán (2016)

Oración joven (2017)

Santuario de Nuestra Señora del Carmen. Monumento de fe y devoción del pueblo colombiano a Nuestra Señora del Carmen (2018)

 

 

Texto publicado en:

Juan Alberto Casas (com.). A hombros de gigantes. Maestros de la Facultad de Teología de la Pontificia Universidad Javeriana. Bogotá, Editorial Pontificia Universidad Javeriana, Facultad de Teología, 2017. Pp: 263-281

Foto - Velas y velo

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *